top of page

El presidencialismo feminista mexicano: ¿El comienzo de la era de ecofeminismo?

Atualizado: 6 de jul.

Mayra Angélica Rodríguez Avalos[1]

 

Preámbulo

 

            ¿Qué representa para las mujeres que, por primera en la historia de 200 de los Estados Unidos Mexicanos, se haya elegido una mujer como titular del ejecutivo nacional? y, ¿Lo anterior tendrá impacto en el reconocimiento de la Naturaleza como sujeta de derechos?, ¿La política pública se orientará a la protección de la Naturaleza por su propio valor y no para tutelar fines humanos? Esta serie de preguntas pueden ser el punto de partida para que las mujeres demos inicio a una nueva era: el ecofeminismo, que permita romper los cánones impuestos en la dirigencia masculina de los destinos de la Unión, máxime que la futura Presidenta[2] ha dado muestras de su compromiso con los asuntos ecológicos durante su gestión como Jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX).

            El presente texto, pretende señalar el punto de encuentro entre la elección de una mujer como Presidenta y el diseño e impulso de política pública en favor de la Naturaleza, tomando en consideración que, la lucha de las mujeres ha sido motor de inspiración para que otras justas causas sean portadas a la esfera pública y que sean tomadas en consideración para la emisión de acuerdos política. En la revolucionaria década de los años 70’, contemporáneamente la rebelión femenina y la preocupación ambiental se encontraron en los espacios de concertación política internacional, con la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente Humano – Conferencia de Estocolmo – en 1972[3] para la protección de los espacios ambientales y la suscripción de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer en 1979[4].

 

1.     De lo privado a lo público: La lucha de las mujeres.

La reivindicación de las mujeres como sujetas plenas de derechos y el reconocimiento de su derecho de participación en los espacios públicos y en la toma de decisiones políticas, fue quizás el primer intento de mostrar que las mujeres eran capaces de dirigir sus propios destinos y formar parte de las decisiones estaduales. Olympe de Gouges en 1791, resalta la igualdad en derechos entre las mujeres y los hombres en la “Déclaration des droitsde la femme et de la citoyenne”[5], un documento que reproduce en favor de las mujeres aquellos derechos que la Declaración francesa de 1789[6] le reconocía a los hombres, como el derecho al voto, a la educación, a la libertad profesional y a la propiedad, recalcando la importancia de hacer efectivos los principios revolucionarios – igualdad formal- para las mujeres, pero también efectivos – igualdad sustantiva -, para que todas pudieran ser titulares y disfrutarlos con plena autonomía.

Contemporáneamente Mary Wollstonecraft publica su obra “A Vindication of the Rights of Woman: with Strictures on Political and Moral Subjects[7], en ella critica el pensamiento de Rousseau, quien negaba en su visión de construcción del pacto social, una posición política a las mujeres, que desemboca en su desconocimiento como ciudadanas y les posiciona en el espacio privado, en cuanto guardianas de la familia y la moral dictada por el poder patriarcal. Wollstonecraft posiciona a la mujer como sujeto social[8], una persona completa, que no requiere de la validación masculina para sostener su posición igualitaria; reafirmando que la capacidad para hacerse cargo de su propio destino no deriva de una condición accidental biológica[9], sino de la capacidad de raciocinio, puesto que, esta es la característica que separa a los animales de las personas[10] y por ende la autoridad intelectual masculina, no puede ser sobrepuesta a la de la mujer quien posee en la misma medida que los hombres esta capacidad. El pensamiento de estas mujeres constituye lo que la profesora Nuria Varela denomina la “primera ola del feminismo”[11].

El combate al confinamiento de las mujeres al espacio privado se reactiva con fuerza con el inicio de la era industrial en el siglo XIX, cuando comienzan a romper las barreras sociales y jurídicas al desempeñar trabajos en las fábricas. Este movimiento trató ser desactivado por el poder patriarcal al cuestionar que las mujeres al realizar actividades extradomésticas disminuían su femineidad y creaban una competencia desleal con los obreros[12] masculinos quien por derecho natural debían ocupar esos espacios laborales.

Durante el siglo XX, considerando que las guerras afectan la estructura social[13], en los años posteriores a la primera guerra mundial y con mayor fuerza en la década de los años 30’, las mujeres comenzaron a asumir responsabilidades económicas al trabajar por salario[14], desarrollando actividades fuera del hogar, con mayor presencia cuando se incorporan en actividades laborales en la industria militar[15] durante el desarrollo de la Segunda Guerra mundial, transformando la visión de las mujeres y el ideal de familia[16], al ser conscientes de que podían ser las protagonistas de la historia, al dirigir hospitales, conducir ambulancias, y, vivir solas[17].

Al finalizar el conflicto bélico se produjo para las mujeres trabajadoras una involución, al implementarse políticas gubernamentales para su retorno a las labores domésticas como pilar de la familia, para que, con base en su condición biológica, contribuyeran a la conservación de la sociedad con la maternidad y la preservación de los valores morales con el cuidado de los hijos[18].

Sin embargo, las mujeres ya no estaban dispuestas a dar marcha a tras a los derechos alcanzados, puesto que en la mayoría de los países occidentales el derecho al voto era una realidad y ahora era imprescindible que la revolución femenina se orientara durante los años 70’, a la conquista de su autonomía y el respecto de sus derechos reproductivos, que desató una serie de criticas de los bloques conservadores, pero que no desactivaron el movimiento que sigue vigente en nuestros días, pero que necesita de la representación de las mujeres en los espacios de toma de decisiones políticas para no permitir retrocesos.

 

2.     La irrupción de las mujeres en la política mexicana

El Estado federal mexicano se integra en 1824 con la promulgación de la primera Constitución Política del México independiente[19]. La preocupación del Congreso Constituyente – integrado únicamente por hombres – durante la elaboración de esta primera Carta Magna, es mantener unido el territorio que se había conformado durante la Nueva España y se mantuvo en el Primer Imperio, así como la inclusión del republicanismo como forma de gobierno y la separación de poderes prevista por Montesquieu. Dejo de lado el reconocimiento de los derechos de las personas, lo cual se mantendrá en las siguientes Constituciones que dieron paso al Estado centralista (1836-1947), siendo hasta la proclamación del Acta de Reforma de 1847 que restituye la vigencia de la Constitución de 1824 y con ello el Estado federal como forma de integración nacional, que incluirá los derechos del ‘hombre’, que serán expresamente tutelados en la primera Constitución liberal de 1857 y reiterados bajo la denominación garantías individuales en la Constitución de 1917 – actualmente vigente – en las que se dejó confinadas a las mujeres a los espacios privados y sometidas a las decisiones de los hombres - titulares de las acciones públicas – hasta que, en 1953 el Congreso de la Unión promulgó la reforma al artículo 34[20], que reconoce la calidad de ciudadanas de las mujeres y con ello hacer efectivos los derechos políticos establecidos por el art. 35[21].

Lo anterior permitió que, Martha Aurora Jiménez Quevedo fuera electa para ocupar la primera curul femenina en la Cámara de Diputados durante la XLII Legislatura nacional por el Partido de la Revolución Institucional (PRI)[22]. Sin embargo, aun cuando en los subsecuentes años otras cuatro mujeres ocuparan una diputación, la representación de las mujeres estaba desequilibrada en comparación con la representación masculina. Será hasta las elecciones federales 2018 y tras años de lucha legislativa para la promulgación de leyes y el desarrollo de políticas públicas de igualdad sustantiva, que la paridad en el Congreso de la Unión será una realidad.

      Ahora bien, por cuanto ve a la elección para la titularidad del ejecutivo nacional, la primera mujer en competir en un proceso electoral para ocupar el cargo es María del Rosario Ibarra de la Garza en 1982, postulada por el Partido Revolucionario de los Trabajadores. Activista y luchadora social, que obtuvo tan solo el 1.77%[23] del voto del electorado. Nuevamente compitió en las elecciones nacionales de 1988 por el mismo partido obteniendo el 0.38%[24] de los votos. Para la época parecía impensable que una mujer pudiera aspirar a ostentar el cargo de mayor representatividad en el país, sin embargo, esto no desalentó la participación de las mujeres en las elecciones federales de 1994, Cecilia Soto González compitió como abanderada del Partido del Trabajo (PT) obteniendo un total del 2.75%[25] y Marcela Lombardo Otero postulada a su vez por el ahora extinto Partido Popular Socialista con una votación a su favor del 0.47%[26]. Ambas contendientes reclamaron al entonces Instituto Federal Electoral, que no fueran incluidas en los debates presidenciales en los que participaban los candidatos de las mayores fuerzas políticas de entonces PRI, PAN y PRD, encabezadas por hombres. En el año 2000, la hegemonía del PRI culminó, pero en la contienda no participo ninguna mujer[27]. Para la contienda electoral de 2006 Dora Patricia Mercado Castro participa como abanderada del Partido Socialdemócrata obteniendo el 2.70%[28]. Hasta este momento el resultado de votos a las candidatas mujeres no llego al 3%, un resultado que se revertirá en el proceso electoral federal de 2012, al ser postulada Josefina Vázquez Mota por el entonces partido en el gobierno PAN quien obtuvo el 26.03%[29] del voto de la ciudadanía.

            Pese que a nivel nacional el escenario no se abría para que una mujer resultara triunfante en el proceso electoral, la hoy Ciudad de México, fue el parteaguas para mostrar que las mujeres tenían el temple para gobernar un territorio complejo y plural. Si bien María del Rosario Robles Berlanga, ya había sido designada como Jefa de la Ciudad al sustituir en 1999 al entonces Jefe capitalino Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano para que este presentará su candidatura por tercera ocasión para ocupar el ejecutivo federal. Fue la Dra. Claudia Sheinbum Pardo quien abanderada por una nueva fuerza política de izquierda MORENA en coalición con los partidos Encuentro Social y PT[30] obtuvo el triunfo para gobernar la CDMX en la elección de 2018 con un total 47.08%[31] de la votación capitalina. Un hecho histórico que se repite ahora en 2024 con el triunfo electoral de Clara Brugada como Jefa de Gobierno que refrenda la confianza en las mujeres para gobernar. Hoy día con los triunfos paulatinos en los distintos procesos electorales locales que se han sucedido de 2018 a la fecha, en 9[32] entidades federativas las mujeres son titulares de los ejecutivos locales[33].

 

3.     La primera Presidenta Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

            La Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, rompe el techo de cristal bajo el cual hemos estamos confinadas y será la titular del Poder Ejecutivo por el próximo sexenio. Su elección representa un cambio no solo en cuanto a la titularidad femenina en la representación del país, sino en el diseño de la política pública, en la que su administración federal tendrá el reto de abrir los espacios para que las mujeres puedan tomar decisiones sobre sí mismas y sus proyectos de vida. Que da respuesta a la primera pregunta formulada.

            Otro de los grandes retos que afrontará la nueva titular del ejecutivo nacional, y que se relacionan con los siguientes dos cuestionamientos formulados al inicio de este texto, será el tema ecológico, que tanto desacuerdo ha generado por parte de los sectores ambientalistas del país durante la actual administración pública encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Su formación como Física[34] y su empeño en la protección ambiental – fue Secretaria del Medio Ambiente del entonces Distrito Federal entre 2000 y 2006 - brindan un faro que reoriente la política pública en pro de la Naturaleza, mejorando la condición y protección de los espacios naturales, así como la transición a energías limpias. Si bien, la presidenta electa ha declarado seguir con el proyecto de transformación iniciado por AMLO, se destaca que, en este especial tema, sus acciones como Jefa de Gobierno, estuvieron orientadas hacer efectivos los derechos de la Naturaleza que reconoce la Constitución de la CDMX, que la desmarcan de las acciones realizadas por el Presidente de la República.

            Podría entonces afirmarse que, el presidencialismo feminista que inicia con la Dra. Sheinbaum presenta las condiciones necesarias para que la Naturaleza sea reconocida como sujeta de derechos por su propio valor y no para tutelar fines humanos a nivel nacional a partir de un paradigma de igualdad biocéntrica[35]. Así podemos afirmar que, esta podría ser la era del ecofeminismo que se sustenta en unión de luchas por su reconocimiento como subjetividades entre las mujeres y Naturaleza.

La historia nos muestra que, la explotación, instrumentalización y destrucción de la Naturaleza va de la mano con la explotación, instrumentalización y subyugación de la mujer a valores impuestos por el poder patriarcal, para que sirvan a sus propios intereses; las mujeres como portadoras de la vida que les permite continuar con un legado – hasta hace algunos años existía prevalencia en el apellido paterno sobre el materno -  y por cuanto ve a la Naturaleza, por el beneficio económico que representa para fines de desarrollo antropocéntrico. Esta ha sido «la concepción del varón, blanco, adulto y libre, frente a todo lo que en su perspectiva no tenía o sigue no teniendo “mayoría de edad”: mujeres, esclavos, niños, ancianos, animales, plantas, cosmos»[36], la cual se fue reproduciendo sin oposición a partir de lo social para trascender a lo político y con ello a la jurídico, al no tenerse la representación de cada una de las identidades sociales y al considerar a la Naturaleza solo una fuente de recursos.

La elección de una mujer para la conducción de la nación representa la posibilidad del despertar ecológico, que se equipara al despertar feminista a través de siglos de lucha por la autonomía y la capacidad de decisión sobre nuestros cuerpos por el valor como personas y no por fines reproductivos, que nos permite tomar el timón para dirigir la protección de la Naturaleza en una ruta distinta al utilitarismo. Así la corresponsabilidad humana propulsada por las mujeres, podrá acompañar las decisiones que se tomen dentro de la administración pública encabezada por la Dra. Sheinbaum. Su elección vislumbra un cambio en la estructura de la sociedad, cuyo enfoque contextual se oriente a revertir la dinámica civilizatoria de arquetipo antropocéntrico y reconozca los derechos esenciales y fundamentales de la vida.

Las cartas credenciales en materia ecológica de la Presidenta Electa son bastas en su gestión al frente de la Jefatura de la CDMX.  Durante la Cumbre de Líderes sobre el Cambio Climático, presentó el programa ambiental compuesto por 7 ejes, cuyos resultados logrados durante su gestión se presentaron durante el conversatorio “Medio Ambiente: Sembrando Bienestar”, del Foro “La Ciudad y la Transformación” realizado en FARO Cosmos. De lo anterior en el siguiente cuadro se exponen los compromisos[37] y los resultados[38] entre el periodo de abril de 2021 a junio de 2023.

No.

EJE

RESULTADO

 

Hacer una ciudad más verde, con la siembra de 40 millones de plantas y de árboles, así como recuperar más de mil hectáreas de parques públicos.

Durante su gestión se sembraron más de 35 millones de árboles y plantas, para captura dióxido de carbono y, la recuperación de cuerpos de agua, para favorecer la biodiversidad, con el regreso a la ciudad de 60 especies migratorias.

Recuperación de 200 hectáreas de áreas verdes a través del Programa “Sembrando Parques”. La inversión de 4 mil 200 millones de pesos al programa “Altépetl Bienestar”, enfocado al rescate del suelo de conservación.

 

2

Intervenir 85 kilómetros de ríos y vías pluviales contaminadas, para transformarlas en aguas más limpias.

Intervención de los ríos Magdalena, San Buenaventura y de los Remedios. Recuperación de los canales de desagüe el Gran Canal y Lago de Xico, con proyectos de humedales para purificar el agua.

 

3

Gestión sostenible de las aguas.

Se duplicó la inversión para la distribución del agua y evitar fugas, así como el aprovechamiento de aguas pluviales, para hacer justiciable el derecho al agua para las personas, previsto en la Constitución de la CDMX.

 

4

Ciudad con cero desechos. La meta para el 2024, la reducción en un 50% la emisión de desechos municipales que van a los rellenos sanitarios. Aumentado el nivel de reciclaje.

En cuanto al manejo de residuos sólidos, se cuenta con la Estación de Transferencia y Planta de Selección Azcapotzalco, considerada la más moderna en América Latina para procesar basura inorgánica, así como con la construcción de la segunda planta en la Alcaldía Gustavo A. Madero, para el reciclaje de cerca de 2 mil toneladas de desechos al día. La Planta de Carbonización Hidrotermal procesa la basura orgánica para convertirla en pellets de carbón vegetal

5

Movilidad sostenible a partir de la promoción del transporte público con 30 kilómetros de vías urbanas, la sustitución de transportes viejos por nuevos con tecnologías limpias. Con el Metrobús y el Metro de la Ciudad de México

Trolebús elevado de Iztapalapa, con inversión de 3 mil 200 millones de pesos.

Modernización de la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

Inversión de 3 mil 713 millones de pesos para la ampliación de tres líneas de Metrobús, migrando al uso de autobuses eléctricos en la Línea 3.

Construcción de cerca de 250 kilómetros de ciclovía[39].

6

Mejorar la calidad de aire mediante la implementación de normas para vehículos automotores.

 

Programa Calidad del Aire, para la aplicación de nuevas condiciones para el otorgamiento de hologramas de tipo “doble cero” y “exento”, para impulsar el uso de automotores con menores emisiones contaminantes y reducir de manera significativa la emisión de los gases que provocan el cambio climático[40].

7

Ciudad Solar, con el objetivo es lograr una disminución de emisiones contaminantes de alrededor del 10% para el año 2024.

Construcción conjunta con el Gobierno Federal del parque solar en el centro de la Ciudad, con una extensión de 25 hectáreas de techos solares, con una capacidad de 20 megavatios.

 

Lo anterior, nos permite inferir que sí estamos frente al inicio de la era ecofeminista de la nación con la elección de la Primera Presidenta de los Estados Unidos Mexicanos, pero se requiere que todas las mujeres participemos activamente en esta nueva lucha sin importar la ideología partidista, considerando que el diálogo intercultural puede ser la herramienta de la democracia participativa ecofeminista.

 

 

 


[1] Doctora en Investigación en Derecho Comparado y Procesos de Integración, por la Universidad de la Campania Luigi Vanvitelli, en Caserta, Italia. Docente de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). Docente de programas de posgrado en la Universidad Nova Spania.

[2] Actualmente se reconoce como la Presidenta virtualmente electa, hasta que obtenga su recibirá constancia de mayoría del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quien califica la elección presidencial y declara su validez.

[3] Celebrada del 05 al 12 de junio de 1972, en Estocolmo, Suiza.

[4] Firmada el 18 de diciembre de 1979, entró en vigor el 3 de septiembre de 1981. A nivel regional tendremos un avance en la defensa jurídica a través de la concertación política supranacional con la suscripción de Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar Y Erradicar La Violencia Contra La Mujer también denominada "Convención De Belem Do Pará”, adoptada en 1994, de naturaleza vinculante para México, a partir del 19 de junio de 1998.

[5] La Declaración de los Derechos de la mujer y la ciudadana proclama la igualdad jurídica entre las mujeres y los hombres y la relación de ambas partes con el Estado.  Como consecuencia de la publicación de esta Declaración, Robespierre, proclamó la prohibición de las asociaciones femeninas, y los periódicos femeninos, mientras que Olympe, fue llevada al patíbulo y condenada a muerte, siendo ejecutada en la guillotina el 3 de noviembre de 1793

[6] Aprobada el 26 de agosto de 1789 por la Asamblea Nacional Constituyente Francesa.

[7] Publicado en 1792, constituye una crítica a la situación de las mujeres en la modernidad que supuso la instauración del Estado moderno o liberal

[8] Cfr. Nicolás GARCÍA, Historia de los derechos de la mujer, en Andrés J. FLECHA (coord.), Derechos de la mujer, 2003, 19-53, 21

[9] Cfr. Mary WOLLSTONECRAFT, “Vindicación de los derechos de la mujer”, traducción de Marta Lois GONZÁLEZ, original 1792, traducción 2019, 37.

[10] Cfr. Mary WOLLSTONECRAFT, “Vindicación de los derechos de la mujer”, 36, 44

[11] Sobre las etapas del feminismo en Nuria VARELA, Feminismo 4.0. La cuarta ola, Penguin Random House, Mëxico 2023. La edición española fue publicada en 2019.

[12]  Cfr. Nicolás GARCÍA, Historia de los derechos de la mujer, 22.

[13] Cfr. M. VIDAURRETA CAMPILLO, Guerra y condición femenina en la sociedad industrial, REIS, 1978, 65-104, 66.

[14] Cfr. A. H. BLOCH, BLOCH, Betty Friedan: el trabajo de las mujeres, el liberalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial y los orígenes de la liberación femenil en Estados Unidos, Signos históricos, 2013, 64-106, 69.

[15] Cfr. BLOCH, Betty Friedan: el trabajo de las mujeres, el liberalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial y los orígenes de la liberación femenil en Estados Unidos, 69.

[16] Cfr. BLOCH, Betty Friedan: el trabajo de las mujeres, el liberalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial y los orígenes de la liberación femenil en Estados Unidos, 69.

[17] Cfr. Nicolás GARCÍA, Historia de los derechos de la mujer, 27.

[18] En el filme Mona Lisassmile, el debate del retorno a la posición natural de las mujeres constituye uno de los argumentos centrales entre los personajes de Katherine Ann Waton y Betty Warren, que resume con maestría interpretativa de las actrices dirigidas por Mike Newell el debate coyuntural de la década de los años 60’.

[19] El Decreto de Libertad para la Americana Mexicana, promulgado por el Congreso de Apatzingán en 1814, constituye el primer instrumento jurídico que consagra los ideales de una nación independiente, sin embargo la vigencia de esta Carta Magna mediante la cual se instituyó el Primer Tribunal en el territorio en 1815 en Ario de Rosales en el Estado de Michoacán de Ocampo, fue durante el periodo de lucha independentista que no culminara sino hasta el 27 de septiembre de 1821 con la entrada del ejército de las Tres Garantías, dando paso a la instalación del Primera Imperio de 1821 a 1823. Sobre la conformación de la nación mexicana en Mayra Angélica RODRIGUEZ AVALOS, La lucha indígena y la protección del ambiente en el Estado federado. El caso Cherán, en Amanda FERRA da SILVEIRA, Anibal Alejandro ROJAS HERNANDEZ, Carlos Frederico MARÉS de SOUZA FILHO, Heline SIVINI FERREIRA, Paula Harumi KANNO (organizadores) V: Natureza e Povos nas Constituições latino-americanas, CEPEDIS, 2022.

[20] Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, art. 34, reforma del 17 de octubre de 1953.

[21] La fracción I, reconocer el derecho a votar en las elecciones populares y la fracción II, la prerrogativa para ser votado para todos los cargos de elección popular, desde la promulgación del texto original de la Constitución Nacional en 1917.

[22] El 04 de julio de 1954. Posteriormente ocuparon el cargo de Diputadas Federales Marcelina Galindo Arce (XLIII Legislatura representado el Estado de Chiapas, siendo además la primera Senadora del País), María Guadalupe Urzúa Flores (XLVIII Legislatura por el Estado de Jalisco), Remedios Albertina Ezeta Uribe (XLIII Legislatura por el Estado de México), Margarita García Flores (Nuevo León). Sobre la trayectoria política de: Marcelina Galindo Arce en https://lasprimeraslegisladoras.diputados.gob.mx/pdf/Marcelina-Galindo-Arce.pdf, consultado el 09 de junio de 2024; de Remedios Albertina Ezeta Uribe en: https://semujeres.edomex.gob.mx/sociedad_mujeres, consultado el 09 de junio de 2024;  de María Guadalupe Urzúa Flores en María Teresa FERNÁNDEZ ACEVES, Política y ciudadanía: el liderazgo de María Guadalupe Urzúa en la Confederación Nacional Campesina, 1953-1957, Relac. Estud. hist. soc.,  Zamora ,  v. 38, n. 149, p. 71-100,  marzo  2017 .Disponible en http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-39292017000100071&lng=es&nrm=iso. Accedido el 10 de junio de 2024, Margarita García Flores en: https://micrositios.congresopuebla.gob.mx/old_site/ficha_editorial.php?Do%F1a%20Margarita%20Garc%EDa%20Flores.&clave=148. Consultado el 10 de junio de 2024.

[23] Que constituyó un total de 416,448 de un total de 23,563,236. Sobre el tema en Comisión Federal Electoral, elecciones federales de 1982 https://repositoriodocumental.ine.mx/xmlui/handle/123456789/105001

[24] Que constituyó un total de 74 857 de un total de 19 801 218. Sobre el tema en Comisión Federal Electoral, elecciones federales de 1988

[27] En la elección interna del Partido Democracia Social que abanderó a Gilberto Rincón Gallardo, participo Dora Patricia Mercado Castro.

[28] Que constituyen 1 128 850 votos del total de 41,791,322. Fuente Instituto Federal Electoral

[29] Que constituyen 12 732 630 votos del total de 50,143,616. Fuente Instituto Federal Electoral

[30] La coalición se denominó Juntos Haremos Historia

[31] Que constituyen 2 539 356 de un total de 5 393 551 votos. Fuente Instituto Electoral de la Ciudad de México. Resultados de las Elecciones 2018 Ciudad de México.

[32] Antes de que la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, dejará su cargo para aspirar a la candidatura de su partido político para el proceso electoral de 2024, fueron 10 las mujeres que encabezaron los ejecutivos estatales. Si bien en algunas entidades federativas ya habían sido gobernadas por mujeres como el caso de Rosa María Sauri Riancho e Ivonne Aracelly Ortega Pacheco en Yucatán, por citar algunos ejemplos, su representación frente a otras entidades locales era desigual, frente al escenario de 2024.

[33] Después del proceso electoral de 2024, serán 13 las mujeres gobernadoras, de un total de 32 entidades federativas que conforman la República Mexicana.

[34] Es Física por la Universidad Autónoma de México y fue la primera mujer en ingresar al Doctorado en Ingeniería en Energía en la propia máxima casa de estudios del país, institución que le otorgo una beca para realizar durante un período de 4 años para realizar su trabajo de investigación para su doctorado en el Lawrence Berkeley Laboratory.

[35] Sobre el paradigma de igualdad biocéntrica en Mayra Angélica RODRÍGUEZ AVALOS, La tutela de la Naturaleza en los sistemas jurídicos de Ecuador y Bolivia. Una propuesta para la circulación del modelo al sistema jurídico mexicano, tesis para obtener el Grado de Doctora en Derecho en Investigación. Discutida el 21 de marzo de 2023, en Caserta, Italia

[36] Josef ESTERMANN, Ecosofía Andina. Un paradigma alternativo de convivencia cósmica y de vida plena, en Atawallpa OVIEDO FREIRE (editor), El buen vivir indígena y el occidental, Ediciones Alteridad, 21-62, 29.

[39] https://www.capital21.cdmx.gob.mx/noticias/?p=34548. Información consultada el 09 de junio de 2024, a las 12:00 horas.

[40] https://www.sedema.cdmx.gob.mx/storage/app/media/Cuadernillos-Ambientales/8-CALIDAD-DEL-AIRE.pdf. Información consultada el 09 de junio de 2024, a las 13:00 horas. 

25 visualizações0 comentário

コメント


bottom of page