top of page
  • Foto del escritorLeura Dalla Riva

¿Qué tienen en común Oppenheimer y Barbie desde el punto de vista socioambiental?

Actualizado: 2 sept 2023

Atención: texto original en portugués. Traducción automática al español.


En el último mes se estrenaron las películas "Oppenheimer" y "Barbie", que tuvieron gran repercusión no sólo en el cine, sino en varias publicaciones - incluidas las de carácter filosófico [1]. Vale destacar de antemano que el debate aquí no involucra la trama de las películas en sí, sino que realizamos una provocación sobre cuestiones socioambientales a partir de algunos aspectos que involucran a ambas producciones cinematográficas.


En este sentido, se decidió centrarse en el concepto de Antropoceno como uno de estos aspectos, considerando que el tema actualmente es central en las emergencias ecológicas y climáticas que destacamos diariamente en nuestro proyecto. Parece oportuno, por tanto, pensar también en los "éxitos" contemporáneos a partir de estas cuestiones.


Contextualizando las películas

J. Robert Oppenheimer fue un físico teórico estadounidense considerado el padre de la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial, habiendo dirigido el Proyecto Manhattan y el laboratorio de Los Álamos en Nuevo México, donde se probó la primera bomba nuclear "Trinity". Como resultado del éxito del trabajo del equipo liderado por Oppenheimer, Estados Unidos lanzó ataques nucleares contra Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, acelerando el fin de la Segunda Guerra Mundial. Además de la trayectoria que involucra la creación de la bomba atómica, la película destaca cómo Oppenheimer, después de la guerra, comenzó a enfrentar desafíos debido a sus opiniones políticas reticentes al uso de armas nucleares y trata de retratar las controversias morales que enfrentó el científico.


Barbie, por su parte, es sin duda la muñeca occidental más famosa desde mediados del siglo pasado. La primera Barbie fue fabricada por la empresa estadounidense de juguetes Mattel en 1959 y, para algunos, jugó un papel importante en la cultura popular y en el propio movimiento feminista al promover la imaginación, la creatividad y la aspiración profesional en las niñas. La marca también enfrentó críticas relacionadas con estereotipos de género y estándares de belleza inalcanzables y, en las últimas décadas, especialmente con el crecimiento de los debates sobre las representaciones de raza y género, el fabricante comenzó a diversificar la producción de muñecas, para adaptarse a la creciente demanda, críticas y escapar del "estándar de belleza" reproducido hasta entonces. La producción de la película, a su vez, ha sido elogiada por ser la primera dirigida exclusivamente por una mujer que alcanzó ingresos de mil millones de dólares y que busca criticar cuestiones de género y emancipación femenina.


Pero ¿qué tienen en común las películas de Oppenheimer y Barbie desde el punto de vista socioambiental?

Uno de los aspectos, como se ha dicho, que se puede analizar en este sentido es el concepto de Antropoceno. Te explicamos por qué...


Recientemente informamos (Newsletter #9) el descubrimiento de los científicos sobre el lago Crawford (en Ontario, Canadá) que puede considerarse una de las evidencias de que la Tierra había entrado en una nueva era geológica, pasando del Holoceno al Antropoceno que estaría marcada por los impactos humanos sobre el planeta. Los sedimentos del lago demuestran la presencia de residuos de la intensa quema de combustibles fósiles e incluso plutonio de los ensayos de bombas nucleares. A partir de estos datos, los científicos han señalado que el "Antropoceno" comenzó en la década de 1950, en el período de la llamada "gran aceleración", cuando la población humana y sus patrones de consumo se aceleraron repentinamente y surgió la difusión de "materiales tecnológicos", como aluminio, hormigón y plástico.


El Antropoceno, por tanto, es la era de los impactos humanos sobre el Planeta, especialmente a partir de la profundización de la "artificialización" de la producción material de la vida humana. Esto es muy evidente en los ensayos nucleares y el uso de plástico. Oppenheimer y Barbie son símbolos de esta nueva era.


Oppenheimer y los residuos nucleares en el Antropoceno

Desde el desarrollo de la bomba atómica en 1945, varias naciones continuaron realizando pruebas nucleares en una "carrera armamentista" que se produjo especialmente durante la Guerra Fría entre Estados Unidos y la URSS. Como informa la propia ONU, "se han llevado a cabo más de dos mil ensayos nucleares en las cinco décadas transcurridas desde la primera explosión" [2].


Estados Unidos llevó a cabo muchas pruebas nucleares después de 1945, tanto en el continente como en zonas remotas como el atolón Bikini y otros lugares. La Unión Soviética (URSS) también llevó a cabo una serie de pruebas nucleares después de 1945 y desarrolló un extenso arsenal nuclear. Además de estos dos países, el Reino Unido llevó a cabo sus primeros ensayos nucleares en 1952, Francia en 1960, China en 1964, India en 1974, Pakistán en 1998 y Corea del Norte en 2006.


Los ensayos nucleares plantean una serie de riesgos importantes para el planeta y la salud humana. Dentre ellos:

  1. Contaminación por radiación: las pruebas nucleares liberan enormes cantidades de radiación ionizante al medio ambiente. La exposición a esta radiación puede causar enfermedades graves como cáncer, mutaciones genéticas, daños a órganos y sistemas inmunológicos comprometidos. Este proceso también genera contaminación ambiental a largo plazo que puede afectar los ecosistemas, los recursos hídricos y la cadena alimentaria, con posibles efectos negativos sobre la salud humana y la biodiversidad. Además, la propagación de partículas radiactivas por el viento puede afectar a zonas alejadas del lugar de ensayo.

  2. Efectos meteorológicos, atmosféricos y sísmicos: Las pruebas nucleares subterráneas pueden provocar terremotos, lo que provoca daños estructurales y problemas de seguridad.

  3. Desplazamiento forzado de poblaciones: Las pruebas nucleares a menudo requieren el desplazamiento de poblaciones locales, lo que tiene consecuencias sociales y económicas para las comunidades afectadas.

  4. Riesgos geopolíticos: Las pruebas nucleares pueden aumentar las tensiones entre naciones y contribuir a una creciente carrera armamentista, como fue el caso durante la Guerra Fría.

A partir de 1996, muchos países firmaron el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCE), cuyo objetivo es prohibir todos los ensayos nucleares. Actualmente, el tratado ha sido ratificado por 176 Estados y firmado por 186, pero aún no ha entrado en vigor [3].


Cabe mencionar que la película también retrata la figura de Edward Teller y sus tensiones con Oppenheimer respecto a la creación de una bomba de hidrógeno. A pesar de no aparecer en la trama debido al marco temporal, la "bomba H" fue desarrollada por Teller y es miles de veces más poderosa que la bomba nuclear desarrollada inicialmente en el proyecto Manhattan. La siguiente imagen es bastante ilustrativa de esta diferencia:


Fonte: Cambio16


Esta semana los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki (6 y 9 de agosto) cumplen 78 años. Sin embargo, las tensiones y el riesgo de "suicidio colectivo" mediante el uso de armas nucleares siguen existiendo hoy, por ejemplo en la Guerra contra Ucrania [4], y de forma mucho más grave debido a la peligrosidad de las armas desarrolladas desde los años 50.


Barbie y el frenesí colectivo por el consumo de plástico


Respecto a Barbie como símbolo del Antropoceno, cabe destacar que: si bien la película busca realizar una importante crítica de género y puede representar una victoria femenina en el mundo del cine, significa, por otro lado, un verdadero éxito publicitario de Barbie y la marca Mattel, es decir, aumento de la producción y venta de muñecas de plástico.


Sólo en Brasil, en julio de 2023, tras el estreno de la película, la venta de muñecas Barbie se triplicó [5]. Como afirmó el propio CEO de Mattel: "La película Barbie es un escaparate de la resonancia cultural de nuestra propiedad intelectual [...]” [6]. Las muñecas Barbie están hechas principalmente de plástico, de vinilo o PVC (cloruro de polivinilo), y la mayoría de las partes de la muñeca, incluida la cabeza, los brazos y las piernas, están hechas de plástico suave y flexible para permitir la articulación y el movimiento.


En consecuencia, el crecimiento de la producción de juguetes en todo el mundo representa la eliminación de estos materiales en el medio ambiente. La industria del juguete es en gran parte responsable de la fabricación de materiales plásticos no reciclables que acaban siendo desechados de forma inadecuada. En este sentido, destacamos en el Newsletter #9 un artículo de @earthrise.studio [7] que cuestiona si el frenesí colectivo con la película de Barbie fomentará la contaminación plástica en el planeta.


Como destaca Nancy Fraser [8], si bien las pautas de reconocimiento son esenciales para la construcción de una sociedad más justa, no pueden analizarse de forma aislada, especialmente en un período de la historia de la humanidad marcado por el surgimiento de confrontaciones con cuestiones ecológicas y climáticas. La intersección de cuestiones de raza, género y clase es esencial para abordar estos problemas.


El caso de la película Barbie demuestra que hay que tener mucho cuidado para saber cuándo unas pautas de reconocimiento pueden ser adecuadas para incentivar, al final, más consumo y más beneficios para las grandes empresas y, en consecuencia, más contaminación y riesgos socioambientales para las personas vulnerables. que, en la mayoría de los casos, son mujeres (especialmente negras, provenientes de comunidades quilombolas o indígenas), como señalan movimientos ecofeministas, luchas por la justicia ambiental e incluso informes de la ONU [9].


Mientras aumentan las ventas de muñecas Barbie, las poblaciones -y entre ellas, especialmente las mujeres- y los grupos marginados e infrarrepresentados siguen siendo las mayores víctimas de los efectos socioambientales y climáticos impulsados ​​por el consumo exacerbado de productos artificiales que marca el Antropoceno.


Conclusión


En resumen, Oppenheimer y Barbie representan bien los problemas socioambientales que vivimos hoy porque pueden verse como dos "símbolos" del impacto humano en el planeta: el plástico y los residuos nucleares.


Aunque las armas termonucleares que existen hoy son fruto del trabajo de varios científicos a lo largo de las últimas siete décadas, Oppenheimer siempre será "el padre de la bomba atómica" y los residuos nucleares en la biosfera que marcan el inicio del Antropoceno fueron los "tiro inicial" de tu invento. Barbie, por su parte, aunque feminista y comprometida con la diversidad, también retrata una sociedad completamente dependiente del consumo de materiales artificiales y profundamente contaminantes como el plástico, otra seña de identidad del Antropoceno.


Referências:

[1] A exemplo dos textos publicados pela IDU Unisinos: https://www.ihu.unisinos.br/categorias/630845-barbie-nao-consegue-lidar-com-a-verdade-artigo-de-slavoj-zizek; [2] https://brasil.un.org/pt-br/202681-artigo-tratado-de-proibi%C3%A7%C3%A3o-total-de-ensaios-nucleares-%C3%A9-uma-hist%C3%B3ria-de-sucesso-pronta-para

[3] Ibidem.

[7] https://www.instagram.com/p/Cu_ZDqvo3-l/





1 visualización0 comentarios

Kommentare


bottom of page