top of page
  • Foto del escritorRuptura

Los peligros de la exploración petrolífera en la desembocadura del Amazonas: la cuestión del desarro

Autoras: Jéssica Tavares Fraga Costa, Leura Dalla Riva y Ligia Payão Chizolini

Traducción de Eduardo Camargo Olyntho de Arruda


Aunque el gobierno Lula ha ganado fuerte apoyo popular en las urnas en 2022 al presentar propuestras centradas en la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, compromisos reiterados con el nombramiento de Marina Silva como Ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático (MMAMC), durante este primer año del nuevo mandato de Lula fueron observados algunos conflictos entre el gobierno y el MMAMC, como ya se ha mencionado en otros ensayos de este volumen[1], especialmente a raiz de las propuestras de prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas por parte de Petrobrás.


En este sentido, este ensayo tiene como objetivo presentar los peligros de la prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas y el desarrollo de los debates y el aparente conflicto durante este año de 2023 entre el MMAMC, Ibama, la Legislatura y la AGU. Por un lado, estos desacuerdos reflejan la complejidad del debate en torno a la prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas, destacando la necesidad de encontrar un equilibrio entre el desarrollo, transición energética y la preservación del medio ambiente. Por otro lado, en un contexto de emergencia climática, la insistencia en explotar los combustibles fósiles representa un proyecto desarrollista, que va en contra de la necesaria transición enérgetica para mitigar los efectos catastróficos del cambio climático.


1. Prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas y conflictos entre MMAMC, el gobierno y La Legislatura brasileña.


La cuenca de desembocadura del río Amazonas es una región con un área aproximada de 282.909 km², que incluye la plataforma continental, el talud y la región de aguas profundas, limitando con la meseta de Demerara y la Cuenca de Pará-Maranhão. Su localización es opuesta a la costa del Estado de Amapá y parte de la costa noroeste del Estado de Pará (Brasil, 2021).


Los primeros estudios para explorar la cuenca Foz do Amazonas fueron hechos en 1963. A finales de la década de 1970, se intensificó el interés pro la zona y se firmaron contractos con tres compañías petroleras diferentes, que perforaron treinta y tres pozos de los noventa y cinco que existen en la actualidad. Tras la promulgación de la Ley del Petróleo en 1997 y la creación de la ANP (Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles), la Petrobrás exigió, en la primera ronda de licitaciones, tres bloques de exploración en el área del Cono Amazônico, situado en la parte profunda de la cuenca. Desde entonces, la Petrobrás ha ganado un gran número de bloques disponibles en las seis rondas de licitación celebradas, incluidos los situados en la desembocadura del Amazonas. En 2013, la ANP realizó su 11ª ronda de licitación de áreas de exploración de petróleo y gas natural, en la que se ofreció el bloque 59, región que actualmente está en proceso de licencia para iniciar la exploración (BRASIL, 2021).

Según el Monitor Amazonia sin Petróleo del Instituto Arayara, en la actualidad, en el Brasil, hay 278 bloques en fase de contracto y exploración de petróleo y gas natural, mientras 955 se encuentran en proceso de licitación y 1.006 están en fase de análisis y estudio para posibles exploraciones en todo el territorio nacional. En lo que respecta específicamente al territorio amazónico, hay 52 bloques en contracto y en fase de exploración, 92 en proceso de licitación y 307 en proceso de estudio. Según el estudio de la organización, de los 09 países donde se encuentra la selva amazónica, sólo la Guayana Francesa no explora o tiene intención de explorar petróleo y gas en la región. En este escenario, el Brasil es el país con la mayor cantidad de bloques de exploración, seguido de Bolivia con 129 bloques exploración, 47 de los cuales ya están bajo contrato o en exploración. El tercer lugar queda con Colombia, que pretende explorar gas y petróleo en 104 bloques en la Amazonia, 18 de los cuales ya están en uso (Instituto Arayara, 2023).



La cuenca Foz do Amazonas queda en la región llamada “Margen Ecuatorial” brasileña que se extiende desde Amapá hasta Río Grande do Norte. Recién, el Ibama concedió licencia para la Petrobrás perforar pozos de petróleo en el Margen Ecuatorial, pero en la región del Río Grande do Norte (cuenca del Potiguar), manteniendo su negativa a proyectos en la región próxima a la cuenca Foz do Amazonas (Carregosa, 2023).


La exploración de petróleo en la desembocadura del Amazonas ha sido objeto de gran controversia y debate en el último año. Este debate ha estado marcado por un conflicto de intereses entre el Ministerio de Medio Ambiente y el gobierno, junto con la participación del poder legislativo a través de la creación del Frente Parlamentario del Petróleo con el objetivo de presionar la liberación de estas actividades. A continuación se destacan los principales argumentos en torno al debate.



La exploración de petróleo en la desembocadura del Amazonas despierta interés debido a su importancia estratégica y económica en la región. La región de la desembocadura del Amazonas se encuentra en la costa norte de Brasil, abarcando una extensa área marítima que se extiende desde el estado del Amapá hasta el Río Grande do Norte (Ferreira, 2015). En términos estratégicos, la desembocadura del Amazonas se considera una zona de gran potencial petrolero. Estudios geológicos indican la presencia de importantes reservas de petróleo y gas natural en la región, despertando el interés de las empresas de exploración y producción de petróleo y aún, según el IBP - Instituto Brasileño de Petróleo y Gas (2016), en 2013 la extracción de petróleo y gas representó 2,7% del Producto Interno Bruto del país, totalizando alrededor de 124 millones de reales. Esta región ha sido objeto de estudios geológicos y investigaciones que indican la existencia de importantes reservas de petróleo y gas natural. Los argumentos utilizados para defender el proyecto desde un punto de vista puramente económico se centran en el aspecto de que la exploración del petróleo en la desembocadura del Amazonas tiene el potencial de impulsar el desarrollo económico de la región y del país en su conjunto. La exploración de grandes reservas potenciales de petróleo en la desembocadura del Amazonas ha despertado el interés tanto de las empresas petroleras como del gobierno (Schaffel, 2002).


Según un informe de 2020 del proyecto Amazon Watch, la posibilidad de explotar estas reservas representa una oportunidad de inversión y beneficio para las empresas petroleras. Grandes empresas nacionales e internacionales han mostrado interés en obtener licencias de exploración y producción en la región, buscando aprovechar el potencial petrolero y expandir sus actividades extractivas. A su vez, el gobierno está interesado en la exploración de petróleo en la desembocadura del Amazonas como forma de impulsar el desarrollo económico y generar ingresos para el país. La exploración petrolífera puede contribuir a aumentar la producción nacional de petróleo, reducir la dependencia de las importaciones y reforzar la autonomía energética de Brasil. El gobierno también ve en la exploración de petróleo una fuente de ingresos por impuestos y regalías que podrían utilizarse para invertir en infraestructura, educación, salud y otras áreas prioritarias (Amazon Watch, 2020).



El interés de las empresas y del gobierno en la exploración de la desembocadura del Amazonas enfrenta desafíos y controversias, ya que la extracción de petróleo puede generar daños incalculables al medio ambiente y al clima (Schaffel, 2002), lo que se vuelve aún más peligroso cuando los proyectos no cumplen con los requisitos establecidos por el órgano de fiscalización ambiental, como en el caso analizado por Ibama sobre la exploración de petróleo en la desembocadura del Amazonas. A las tensiones entre sectores del gobierno y el MMAMC se suma la presión del poder legislativo, que recientemente creó el Frente Parlamentario por el Petróleo, el Gas Natural y los Biocombustibles, que representa los intereses a favor de la exploración.


Las preocupaciones ambientales, la preservación de los ecosistemas marinos y la protección de los derechos de las comunidades tradicionales son cuestiones que deben considerarse cuidadosamente y equilibrarse con los beneficios económicos de la exploración (NUSDEO, 2018). El MMAMC ha expresado importantes preocupaciones sobre la exploración de petróleo en la desembocadura del Amazonas e insistió en defender el dictamen técnico del Ibama que rechazó la licencia de Petrobras en mayo de este año (Amorozo, 2023), destacando los posibles impactos socioambientales negativos en la región sobre la biodiversidad, los ecosistemas marinos y las comunidades tradicionales que dependen de estos recursos, así como los riesgos de derrames de petróleo durante las actividades de exploración y producción.



La complejidad de los ecosistemas de la desembocadura del Amazonas exige una evaluación rigurosa de los riesgos e impactos antes de tomar cualquier decisión. Aunque los proponentes del proyecto afirmen que los pozos que se perforarán están lejos de la desembocadura del Amazonas, el proyecto presentado por la Petrobrás no cumple los requisitos necesarios en cuanto a un plan de rescate en caso de derrame, dado que la región tiene características especiales debido a su complejo ecosistema marítimo que la diferencian de otras regiones costeras del país (Antunes: Camillo, 2023).


La aparición de vertidos podría provocar daños irreparables en los ecosistemas marinos, causando contaminación y afectando a la vida marina, incluidas las especies endémicas y en peligro de extinción. El MMAMC destaca que la prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas podría provocar la degradación de los ecosistemas costeros y marinos, afectando a zonas de manglares, arrecifes de coral y otros hábitats importantes. Estos ecosistemas desempeñan un papel crucial en la protección de la biodiversidad, la captura de carbono y el mantenimiento de las actividades pesqueras artesanales, fundamentales para las comunidades locales (Zacardi, 214).


La región de Foz do Amazonas se caracteriza por ecosistemas marinos sensibles, como arrecifes de coral, manglares y áreas de cría y alimentación de diversas especies. Estos ecosistemas desempeñan un papel esencial en la protección de la biodiversidad, la regulación del clima y el mantenimiento de las actividades pesqueras. Las prospecciones petrolíferas pueden provocar la degradación de estos ecosistemas, afectando negativamente a la vida marina y poniendo en peligro los servicios ecosistémicos que prestan. Las prospecciones en alta mar siempre conllevan el riesgo de vertidos de petróleo, que pueden tener consecuencias devastadoras para el medio ambiente. Un vertido de petróleo en la desembocadura del Amazonas podría contaminar las aguas, afectar a playas y zonas costeras, dañar la vida marina y tener repercusiones duraderas en los ecosistemas. (Zampirolli; Marques, 2020) La complejidad de la región y las dificultades logísticas pueden agravar aún más la respuesta a un posible accidente.


El análisis de las ventajas económicas y sociales en relación con los posibles daños medio ambientales de la prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas exige una evaluación cuidadosa y equilibrada, aunque la exploración de petróleo puede traer beneficios económicos y sociales, es esencial considerar que los posibles daños ambientales y climáticos pueden ser mayores y más duraderos. Es esencial, por lo tanto, realizar una evaluación completa de los riesgos e impactos ambientales, con la participación de expertos, comunidades afectadas y organizaciones ecologistas. Este análisis debe tener en cuenta los beneficios ecónomicos y sociales, pero también garantizar la protección y preservación del medio ambiente para las generaciones presentes y futuras, especialmente en un contexto marcado por los fenómenos climáticos extremos cada vez más presentes.


La región de Foz do Amazonas se considera una zona de gran importancia medioambiental, que alberga ecosistemas sensibles como arrecifes de coral y manglares, así como una biodiversidad única, y debido a los riesgos medioambientales asociados a la exploración de petróleo en esta región, la concesión de licencias ha sido objeto de debate y análisis minucioso. Diversas organizaciones ambientalistas, científicos y comunidades tradicionales han expresado su preocupación por los impactos negativos que la actividad petrolera podría causar en la desembocadura del Amazonas, por lo que es necesario traer a colación este debate para garantizar una adecuada evaluación del caso en cuestión.


Lo que sigue es un análisis en profundidad de la opinión técnica del Ibama sobre el caso, así como la posición del Ministerio Público Federal.


2. Dictamen técnico del Ibama sobre el caso y la Evaluación Ambiental de una Zona Sedimentaria (AAAS)



En 2014, tuvo inicio un proceso de concesión de licencias ambientales para la exploración y producción de petróleo y gas natural en el bloque FZA-M-59, correspondiente a la cuenca localizada en la desembocadura del Amazonas. Sin embargo, el IBAMA rechazó la licencia para perforar el pozo en la región exploratória con base en múltiples motivos. Entre ellos, consideró ideal realizar una Evaluación Ambiental del Área Sedimentaria (AAAS) para verificar la viabilidad del proyecto en el área (Brasil, 2023).


Según la Ordenanza Interministerial 198/2012 del MME/MMA, que exige la realización del estudio en el proceso de concesión de bloques de exploración de petróleo y gas natural, la AAAS es el instrumento correcto para "promover el análisis de una determinada área sedimentaria, considerando los recursos de petróleo y gas natural potencialmente existentes y las condiciones y características socioambientales de los mismos, a la luz de los impactos y riesgos ambientales asociados a las actividades petroleras" (Brasil, 2023).


Según una orden del Presidente del IBAMA, este estudio medioambiental es sumamente importante porque:


(...) La ausencia de la AAAS dificulta significativamente la expresión de una opinión sobre la viabilidad ambiental de la actividad, considerando que no se han realizado estudios para evaluar la idoneidad de las áreas, así como la idoneidad de la región, notoriamente sensible desde el punto de vista socioambiental, para la instalación de la cadena productiva del petróleo (Brasil, 2023).

En este sentido, queda claro la esencialidad del estudio de AAAS para el contexto socioambiental de la exploración y producción de petróleo y gas natural en la región de la desembocadura del Amazonas, teniendo en cuenta ser el mejor instrumento para evaluar el área e identificar potenciales riesgos derivados de la actividad de exploración.


3. Opinión favorable de la AGU sobre la prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas


El 22 de agosto de 2023, la Abogacía General de la Unión (AGU) emitió un dictamen a pedido del Ministerio de Minas y Energía, con la intención de aclarar si la realización del estudio de AAAS es obligatorio y si el IBAMA tiene el solicitado por el Ministério de Minas y Energía, con la intención de esclarecer si la realización del estudio de AAAS es obrigatorio y si el IBAMA tiene el respaldo para negar la licencia ambiental en caso de que no se lleve a cabo (Brasil, 2023).


Inicialmente, el dictamen abordó una cuestión preliminar, tratando de determinar si el IBAMA había denegado la licencia ambiental debido a la falta de una Evaluación Ambiental del Área Sedimentaria. El análisis llevó a la conclusión de que, efectivamente, éste fue uno de los motivos utilizados para denegar la licencia. Una vez resuelta la cuestión previa, el dictamen concluyó que la Ordenanza Interministerial 198/2012 del MME/MMA no condiciona el otorgamiento de una licencia ambiental a la realización de una Evaluación Ambiental del Área Sedimentaria, sino que únicamente presenta el instrumento como una mera ayuda a la toma de decisiones. Como tal, la AAAS no sería vinculante en los procesos ambientales y no sería, en palabras de la AGU, "un fin en sí mismo". La decisión, por lo tanto, relega el importante estudio ambiental a un papel figurativo, que existe en la legislación con el objetivo de entretener al aplicador de la norma y no de ser realmente realizado (Brasil, 2023).


Con este razonamiento, el dictamen vacía el contenido jurídico de la norma, cuya existencia se justifica por el objetivo de crear un nuevo instrumento ambiental para circunstancias que corresponden exatacmente a la situación presentada, cual sea, la concesión de la exploración y producción de petróleo y gas natural. Se elimina así el carácter imperativo de la legislación, que se transforma en mera sugerencia.


El argumento de la AGU se basa en dictámenes de los órganos de asesoría jurídica del Ministerio de Minas y Energía, que afirman que la decisión tomada en el ámbito da AAAS no es vinculante para el resultado de la concesión de licencia ambiental. También son invocados sentencias del IBAMA y del STF en el ADPF nº 825, en el sentido de que el órgano federal no está obligado a exigir la realización de la AAAS para aprobar la concesión de licencia ambiental.



Sin embargo, esta línea de razonamiento desarrollada en el dictamen pasa por alto el hecho de que, aunque ya se haya decidido que el IBAMA no está obligado a exigir la AAAS para conceder una licencia ambiental, lo contrario no es cierto. En otras palabras, nada impide que la agencia federal rechace la licencia si considera que la elaboración de la Evaluación Ambiental del Área Sedimentaria, que no se llevó a cabo, era esencial para ese proceso específico de concesión de licencias, dada la importancia de este estudio.


El IBAMA es el órgano ejecutivo competente para ejercer el poder de policía ambiental, y está técnicamente capacitado para decidir si es necesario un determinado estudio en relación con un determinado emprendimiento. Al exigir una Evaluación Ambiental de un Área Sedimentaria, la autoridad está ejerciendo sus atribuciones legales y realizando la protección del medio ambiente preconizada por la Constitución Federal.


Por su parte, el dictamen de la AGU se concentra en tecnicismos interpretativas, descuidando la visión macro del problema ambiental, lo que resulta en un debilitamiento irrazonable del medio ambiente. El dictamen expone la región de la desembocadura del Amazonas, área extremamente sensible del ecosistema, a una exploración voraz, sin que ni siquiera sea hecho la evaluación del área por el instrumento previsto por la ley exactamente para esta circunstancia.



Por lo tanto, la lectura realizada por la fiscalía deja sin efecto la Ordenanza Interministerial n.º 198/2012, desvirtúa el sentido de las manifestaciones previas de diversos órganos en relación con la necesidad de AAAS en el proceso de licenciamiento ambiental y afrenta el sistema de protección promovido por el Derecho Constitucional del Medio Ambiente, ignorando principalmente los caros principios de prevención y precaución, cuyo objetivo es evitar daños al medio ambiente como precaución.


4. Desarrollo y prospección petrolífera en la desembocadura del Amazonas en un contexto de emergencia climática


Los fenómenos metereológicos extremos de los últimos años dejan aún más claro el diagnóstico de que lo Planeta enfrenta hoy una crisis climática que pone en riesgo no solo la vida humana, sino las formas de vida en general. Solo en este año de 2023, Brasil enfrentó severos impactos socioambientales como consecuencia del cambio climático, como la histórica sequía en la Amazonia, olas de calor extremo e inundaciones en el sur del país, entre otros eventos (Costa, 2023; Levy, 2023). En este contexto, acciones de reducción y adaptación, así como una transición energética justa son esenciales para frenar los graves impactos causados por estos cambios.


El gobierno Lula ganó fuerte apoyo electoral en 2022 adoptando una actitud de contrapunto al desmantelamiento del área ambiental que caracterizó al gobierno de Bolsonaro de 2019 a 2022. La insistencia del gobierno en la exploración de combustibles fósiles, sin embargo, caracteriza una visión desarrollista que, como bien señala L. Vieira (2023), recuerda los conflictos de 2008 entre Lula y Dilma y Marina que desencadenaron la ruptura de la alianza en aquel momento y que es necesario superar.


En su primer mandato, Lula nombró a Marina Silva ministra de Medio Ambiente, pero tras varios conflictos con otros sectores del gobierno (especialmente en relación con el Plan Amazonia Sostenible (PAS) y la construcción de centrales hidroeléctricas en la región amazónica), Marina abandonó el gobierno de Lula en 2008. Como señala Eliane Brum, los gobiernos del PT se acercaron progresivamente a sectores del agronegocio, especialmente a partir del segundo gobierno de Lula. En 2006, Lula llegó a afirmar que indígenas, ecologistas, quilombolas y el Ministerio Público serían "obstáculos" para el crecimiento de Brasil (Brum, 2019, p. 69-70; Pichonelli, 2006). Según el autor, "la visión del PT sobre la Amazonia cuando estaba en el gobierno era muy similar a la visión de la Amazonia de los gobiernos de la dictadura militar" (Brum 2019). Esta concepción fue evidente durante los primeros gobiernos de Lula, especialmente en los enfrentamientos entre Dilma, entonces ministra de Minas y Energía (2003-2005) y de la Casa Civil (2005-2010) con la ministra de Medio Ambiente, Marina Silva (2003-2008). Como señala Brum, el primer mandato de Marina Silva en el Ministerio de Medio Ambiente no goza de consenso entre los ecologistas, ya que como ministra autorizó dos presas en el río Madeira (Santo Antônio y Jirau), pero Marina representó un contrapunto a las visiones desarrollistas del gobierno Lula: "antigua recolectora de caucho de Acre, negra e indígena, fue posiblemente la única ministra que conocía la realidad de la Amazonia e integró los desafíos de la emergencia climática en las acciones del gobierno" (Brum, 2019, p. 70).


Este escenario parece mantenerse en este tercero mandato de Lula que ahora enfrenta presiones aún mayores para aprobación de la exploración de petróleo en la desembocadura del Amazonas por parte de un legislativo extremamente conservador y que lleva como legado del gobierno Bolsonaro (Ávila, 2023) los ataques a la agenda ambiental y climática y a la sociobiodiviersidad por parte del Frente Parlamentaria Agrario y ahora también del Frente Parlamentario de Apoyo al Petróleo, el Gas y la Energía (Nova, 2023).


Se señaló que los argumentos a favor de la exploración de petróleo en la desembocadura del Amazonas destacan los beneficios económicos y la creación de empleo que podrían derivarse de esta actividad para la región, impulsando el desarrollo económico regional y nacional y fortaleciendo la autonomía energética del país. También se argumenta que la exploración de petróleo en la región puede generar importantes ingresos para el gobierno que pueden destinarse a inversiones en áreas como infraestructuras, educación, sanidad y programas sociales, contribuyendo al desarrollo económico y social del país.


La Petrobrás viene estableciendo récords de extracción de petróleo en el presal, con cerca de 4 millones de barriles diarios (Lisboa, 2023). Aún así, como subraya Sidarta Ribeiro en su “Carta a los amigos desarrollistas”: “la población brasileña jamás llego a disfrutar de los beneficios prometidos por la prospección petrolífera en el presal” (Ribeiro, 2023). Cómo bien afirma el autor: “el tiempo del petróleo ya pasó” (Ribeiro, 2023).


Irónicamente, la explotación de combustibles fósiles no solo está en la raíz de las emisiones de gases de efecto invernadero (Angus, 2016), sino que también afecta a la matriz de energía limpia de Brasil, ya que los fenómenos meteorológicos extremos, como las sequías severas, afectan a los flujos de agua y, en consecuencia, a la producción de energía hidroeléctrica, el principal sector de energía limpia en Brasil. Este panorama puede visualizarse fácilmente en la región amazónica, que viene sufriendo graves impactos del cambio climático debido al fenómeno de El Niño. La sequía que azotó la región en los últimos meses de 2023 es un hecho alarmante e históricamente inédito que hizo que el gobierno tuviera que compensar el déficit energético causado por la interrupción de las centrales del río Madeira activando centrales termoeléctricas altamente contaminantes (Ruptura, 2023).


Brasil tiene una capacidad enorme para producción de energía limpia y superación del modelo energético fósil (IEA, 2020; Brasil, 2022), gran responsable por el cambio climático que vivimos hoy (Angus, 2016). Cumplirá al gobierno, sin embargo, resistir a las presiones legislativas y superar el desarrollismo que nos ha llevado al abismo climático e invertir seriamente en una trasición energética justa que ponga a Brasil a la vanguardia en el abordaje y adaptación a la emergencia climática.


Referencias


AMOROZO, Marcos. "No hay conciliación para cuestiones técnicas", dice Marina Silva sobre la desembocadura del río Amazonas. CNN Brasil. 23 de agosto de 2023. Disponible en: https://www.cnnbrasil.com.br/economia/nao-existe-conciliacao-para-questoes-tecnicas-diz-marina-silva-sobre-foz-do-amazonas/. Consultado el: 30 oct. 2023.

ANGUS, Ian. Facing the Anthropocene. Fossil Capitalism and the Crisis of the Earth System. Nueva York: Monthly Review Press, 2016.

ANTUNES, Claudia; CAMILLO, Mateus. La exploración de Petrobras en la desembocadura del Amazonas: ¿qué es y cuáles son los riesgos? Sumaúma, 19 de junio de 2023. Disponible en: https://sumauma.com/exploracao-da-petrobras-na-foz-do-amazonas-o-que-e-e-quais-os-riscos/. Consultado el: 30 oct. 2023.

AVELAR, Idelber; PINTO NETO, Moysés. Energía limpia y limpieza étnica. Revista Luso-Brasileña, 57 (1) 150-171, jun. 2020;

ÁVILA, Cristina. En el gobierno de Lula, el área ambiental corre el riesgo de ser dominada por el modelo Bolsonaro. Amazônia Real, 25 de mayo de 2023. Disponible en: https://amazoniareal.com.br/crise-ambiental-governo-lula/. Consultado el: 30 de octubre de 2023.

AMAZON WATCH, 2020. Investing in Amazon Crude - The Network of Global

Global Financiers and Oil Companies Driving the Amazon Toward Colapse". Disponible en: https://amazonwatch.org/news/2020/0312-investing-in-amazon-crude; Consultado el 01 de noviembre de 2023.

BRASIL. Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles. Cuenca de Foz do Amazonas. 2021. Disponible en: https://www.gov.br/anp/pt-br/rodadas-anp/oferta-permanente/opc/arquivos/sg/foz-amazonas.pdf. Consultado el: 30 oct. 2023.

BRASIL Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS). Informe Anual. 2022. Disponible en: https://www.ons.org.br/AcervoDigitalDocumentosEPublicacoes/Relatorio_Anual_ONS_2022.pdf. Fecha de consulta: 29 de octubre de 2023.

BRASIL Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA). Opinión Técnica no. 128/2023. Disponible en: https://www.gov.br/ibama/pt-br/assuntos/noticias/2023/ibama-nega-licenca-de-perfuracao-na-bacia-da-foz-do-amazonas/parecer-coexp-fza-59.pdf. Consultado el: 30 oct. 2023.

BRUM, Eliane. Brasil, constructor de ruinas: Una mirada al país, de Lula a Bolsonaro. Porto Alegre: Arquipélago Editorial, 2019.

BRUM, Eliane. Belo Monte: anatomía de un etnocidio. El País. 01 dic. 2014. Disponible en: https://brasil.elpais.com/ brasil/2014/12/01/opinion/1417437633_930086.html. Consultado el: 09 feb. 2023

CARREGOSA, Lais. Ibama concede licencia para que Petrobras perfore en la Margen Ecuatorial, dice el Ministerio de Minas y Energía. G1, 29 sep. 2023. Disponible en: https://g1.globo.com/economia/noticia/2023/09/29/ibama-concede-licenca-para-petrobras-perfurar-na-margem-equatorial-diz-ministerio-de-minas-e-energia.ghtml. Consultado el: 01 nov. 2023.

COSTA, Jéssica Tavares Fraga. Boletín nº 12. Rupture. Disponible en: https://www.projetoruptura.org/post/newsletter-12. Fecha de acceso: 30 oct. 2023.

FEARNSIDE, Philip M.. La presa de Belo Monte: el maquillaje verde en tela de juicio. Amazônia Real. 02 de febrero de 2021. Disponible en: https://amazoniareal.com.br/a-barragem-de-belo-monte-maquiagem-verde-contestada/. Consultado el: 14 oct. 2023.

FERREIRA, A. et. al. Resumen Geológico y Sectores en Oferta en la Cuenca Amazónica; Superintendencia de Definición de Bloques - ANP, 2015.

INSTITUTO ARAYARA. Monitor de la Amazonia sin Petróleo. 2023. Disponible en: https://arayara.maps.arcgis.com/apps/dashboards/8afa2c25ead44f0696b9b1d213a226ce. Consultado el: 04.10.2023.

IBP - Instituto Brasileño de Petróleo y Gas; 2016. 'Composición del PIB de Brasil y participación de la industria extractiva en 2013'. IBP, 2016.

Agencia Internacional de la Energía (AIE). Países y regiones. Brasil. 2020. Disponible en: https://www.iea.org/countries/brazil. Consultado el: 29 de octubre de 2023.

LEVY, Roberto Alexandre. Boletín nº 14. Rupture. Disponible en: https://www.projetoruptura.org/post/newsletter-14. Consultado el: 30 oct. 2023.

LISBOA, Vinícius. Petrobras registra récord de producción de petróleo y gas en el 3er trimestre. Agéncia Brasil. 16 oct. 2023. Disponible en: https://agenciabrasil.ebc.com.br/economia/noticia/2023-10/petrobras-tem-producao-operada-de-oleo-e-gas-recorde-no-3o-trimestre. Consultado el: 30 oct. 2023.

NUSDEO, Ana Maria de Oliveira. Derecho y economía ambiental. Curitiba: editorial Juruá, 2018.

Nuevo frente en el Congreso para apoyar al sector petrolero defiende la exploración en la desembocadura del Amazonas. El gobierno de Lula está dividido sobre las perforaciones en la región. Info money. 27 de octubre de 2023. Disponible en: https://www.infomoney.com.br/politica/nova-frente-no-congresso-para-apoiar-setor-de-petroleo-defende-exploracao-na-foz-do-amazonas/. Consultado el: 30 oct. 2023.

PICHONELLI, Matheus. Environmentalists criticise Lula's speech. 25 Nov. 2006. Folha de São Paulo. Disponible en: https://www1.folha.uol.com.br/fsp/brasil/fc2511200605.htm. Consultado el: 14 oct. 2023.

DESCANSO. Sequía en la Amazonía: ¿por qué es alarmante este fenómeno? Canal Youtube @projetoruptura. 23 Oct. 2023. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=BSFP8muJVN4&t=20s&ab_channel=Ruptura. Consultado el: 30 oct. 2023.

RIAÑO Astrid Puentes. Cómo no producir energía: lecciones de la hidroeléctrica de Belo Monte en Brasil. Derechos globales abiertos. 10 nov. 2017. Disponible en: https://www.openglobalrights.org/how-not-to-produce-energy-lessons-from-brazils-belo-monte-dam/?lang=Portuguese. Consultado: 10 oct. 2023.

RIBEIRO, Sidarta. Carta a los amigos del desarrollo. Sumaúma. 27 sep. 2023. Disponible en: https://sumauma.com/coluna-sementear-sidarta-ribeiro-carta-aos-amigos-desenvolvimentistas/. Consultado el: 30 oct. 2023.

SBGF - Sociedad Brasileña de Geofísica, BOLETÍN Número 87, 2014.

SCHAFFEL, S.B.; La Cuestión Ambiental en la Etapa de Perforación de Pozos Marítimos de Petróleo y Gas en Brasil; Tesis, UFRJ, 2002.

VIEIRA, Liszt. Petrobrás x Ibama: el futuro en cuestión. Carta Capital. 25 de mayo de 2023. Disponible en: https://www.cartacapital.com.br/sustentabilidade/petrobras-x-ibama-o-futuro-em-questao/.Acesso el: 30 oct. 2023.

ZACARDI, D. M. et al. Actividad pesquera en la región de los lagos, municipio de Pracuúba, Estado de Amapá, Brasil. Revista de Ciencias de la Amazonia. 2014.

ZAMPIROLLI, B. S.; MARQUES, R. A.. Modelos tridimensionales aplicados a la ingeniería de plataformas petrolíferas offshore: etapas de perforación y riesgos ambientales. The Journal of Engineering and Exact Sciences - jCEC, Vol. 06 N. 05, doi: 10.18540/jcecvl6iss5pp0668-0681, OPEN ACCESS - ISSN: 2527-1075 (2020); Disponible en: https://periodicos.ufv.br/ojs/jcec. Consultado el: 10 nov. 2023.


5 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page