top of page
  • Foto del escritorSabrina Lehnen Stoll

La inteligencia artificial (IA) como herramienta contra el cambio climático

Autora: Sabrina Lehnen Stoll

Traducción de Eduardo Camargo Olyntho de Arruda



El cambio climático tiene un impacto profundo en los ecosistemas, los recursos naturales y las comunidades humanas de todo el mundo. Con el avance de las tecnologías en los últimos años, la inteligencia artificial (IA) ha surgido como una posible herramienta a utilizar para hacer frente al cambio climático, ofreciendo soluciones innovadoras para abordar los complejos retos a los que se enfrenta nuestro planeta, especialmente dada su capacidad para el análisis de datos a gran escala y el aprendizaje automatizado, puede desempeñar un papel crucial en varios ámbitos relacionados con el clima.


Es importante subrayar que la IA no es una solución mágica. Su éxito depende de la calidad de los datos y algoritmos utilizados, así como de consideraciones éticas sobre privacidad y equidad. La colaboración entre científicos, ingenieros, gobiernos y comunidades es esencial para aprovechar todo el potencial de la IA contra el cambio climático y en la construcción de un futuro más sostenible. Más allá, vale destacar la complejidad del debate, que también afecta a los impactos generados por las nuevas tecnologías [1].


Dicho esto, he aquí algunos ejemplos de aplicación de estas tecnologías en el ámbito climático:


Vigilancia y previsión medioambientales: la IA puede procesar grandes volúmenes de datos procedentes de sensores, satélites y estaciones de vigilancia climática para proporcionar información más precisa sobre fenómenos meteorológicos extremos como tormentas, huracanes, sequías e inundaciones. Esto ayuda a gobiernos y organizaciones a tomar medidas preventivas y paliativas.


Eficiencia Energética: la IA se utiliza para optimizar el consumo de energía en edificios e infraestructuras, mejorando la eficiencia energetica y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. Algortimos de IA pueden ajustar automáticamente los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado en función de los patrones de uso y las condiciones climáticas. en padrones de uso y condiciones climáticas.


Agricultura Sostenible: La IA permite la agricultura de precisión, permitiendo que los agricultores monitoren las condiciones de suelo y de los cultivos. Esto resulta en un uso más eficiente de recursos como el agua y los fertilizantes, además de reducir la deforestación y la conversión de tierras naturales.


Gestión del agua: La gestión inteligente del agua es esencial para hacer frente al cambio climático. La IA puede analizar los datos de caudal de los ríos, los niveles de los embalses y patrones de precipitaciones para optimizar la distribución del agua, reducir el despilfarro y garantizar el acceso continuo a los recursos hídricos.


Mitigación de emisiones: La IA también puede desempeñar una función vital en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Ella es utilizada para optimizar redes de transporte, promover la mobilidad elétrica y desarrollar modelos de previsión de emisiones que ayuden en la elección de decisiones políticas.


Investigación e Innovación: La IA optimiza la investigación científica relacionada al cambio climático, ayudando los científicos a analizar grandes conjuntos de datos, simular escenarios complejos y desarrollar soluciones innovadoras para la captura de carbono, el almacenamiento de energías renovables y tecnologías de bajas emisiones.


Alerta temprana de catástrofes naturales: Con la IA, es posible crear sistemas avanzados de alerta precoz de fenómenos meteorológicos extremos. Esto permite a las comunidades prepararse con antelación y reducir los daños humanos y materiales.


[1] En este sentido, sugerimos el texto ya publicado aquí en Ruptura por nuestra directora Maria Eduarda Ardinghi Brollo sobre "La sobrecarga de la Tierra y la Inteligencia Artificial: ¿cómo se relaciona una con la otra?" y el artículo "BITCOIN: UN PROBLEMA CLIMÁTICO?" del New York Times, que tradujimos en 2022.

7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page